• ¿QUÉ ES EL PILATES?

El Pilates es mucho más que un método. Es una forma de entrenamiento de cuerpo, mente y espíritu, tal y como lo definió su creador, el alemán Joseph Hubertus Pilates, basándose en el Yoga, Taichí, Chikung  y la Danza.

Data de principios del siglo XX. Pilates consiguió crear una rutina de más de 500 ejercicios, cuya finalidad es la de ejercitar cuerpo y mente aunando calma y flexibilidad, junto con la fuerza y tono muscular.

Mediante su práctica, además de mejorar nuestra condición física, aumentamos nuestra capacidad de control y concentración. Tal es así, que Pilates lo llamó en sus orígenes “Contrología”.

Actualmente se reducen a 34 ejercicios básicos, de los cuales surgen infinidad de combinaciones.

 

  • DOLOR CRÓNICO CERVICAL Y PILATES

El dolor crónico cervical es cada vez más habitual en nuestra sociedad, aumenta con la edad y es más común en las mujeres.

El método Pilates cada vez se está utilizando más para esta dolencia a modo de rehabilitación, ya que presta especial atención a los músculos estabilizadores, fortalece los músculos profundos que estabilizan y alargan la columna vertebral, reeduca el modo respiratorio y mejora la propiocepción.

Para ello se modifica el repertorio clásico de Pilates, centrando el trabajo sobre la inestabilidad, desequilibrio muscular y tensión neuronal.

Los resultados se analizarán tras 12 semanas de seguimiento aproximadamente.

 

  • EJERCICIOS

Se trabajará la zona cervical, trabajando a la vez extensión y flexión dorsal.

Tan importante es el trabajo de extensión y flexión de la zona cervical, como el de rotación y retracción, con activación de la cadena muscular posterior y anterior, de una forma controlada, y coordinando siempre con la respiración base de Pilates.

Sigue a continuación la serie de ejercicios que te proponemos para terminar el día aliviando esa zona que tanto se nos carga:

  1. Siéntate con la espalda estirada en el extremo de un taburete. Coloca la mano derecha sobre el sacro y la izquierda encima de tu cabeza. Tira exhalando hacia tu izquierda. Vuelves inhalando. Repítelo tres veces, y en la cuarta te quedas con la cabeza caída hacia tu lado izquierdo durante tres respiraciones largas ejerciendo presión con tu mano izquierda en cada exhalación y dejando caer a la vez el peso de tu brazo derecho. Repite lo mismo hacia el otro lado.

     

 

  1. Manos entrelazadas en la zona cervical.

Inhalas estira tu espalda y al exhalar tira desde la base de tu cráneo hacia arriba y tus hombros hacia abajo. De 3 a 6 repeticiones.

  1. Manos entrelazadas en la parte posterior de tu cráneo.

Inhalas estira tu espalda y al exhalar vas dejando caer el peso de tus manos sobre tu cabeza, redondeando así  tu columna vertebral  de coronilla a sacro, sintiendo como se abre la zona cervical y lumbar. Realiza tres respiraciones manteniendo tu espalda en redondo y dejando caer el peso de tus manos relajadas sobre tu cabeza en cada exhalación.  En la cuarta exhalación vuelve a la posición inicial vértebra a vértebra. De 3 a 6 repeticiones.

Termina dejando caer el peso de tus brazos a los lados, rotando hombros hacia atrás, movilizando la zona escapular.

  1. Rotación cervical.

Con las manos abrazando costillas y espalda completamente estirada, coronilla al techo y sacro hacia el taburete, inhalas y al exhalar mira hacia tu lado derecho. Al inhalar de nuevo vuelve a mirar al frente y cambias al otro lado en la siguiente exhalación. De 3 a 6 repeticiones a cada lado.

  • Realiza después este ejercicio pero añadiendo la rotación de columna seguida de la rotación cervical, exhalando en cada rotación e inhalando al volver al frente. De 3 a 6 repeticiones.

Esperamos que estos consejos ayuden a que tengas un día mejor.

COMENTARIOS

nueve − 4 =